tengoundinosaurio-1Muchas veces nos preguntamos a lo largo de nuestra vida, de dónde surgen las ideas, algunos caminos que conducen a una historia que consigue despertar el interés de todos aquellos que se acercan a ella.

Cuando eres pequeño te inventas historias, manejas interesantísimas tramas mientras juegas con tus clicks, con tus muñecas, o con dos palos…, a medida que pasa el tiempo, para las personas normales, las historias se van normalizando, se van amoldando, se van encajando en lo políticamente correcto, en lo establecido. Hoy en día se habla mucho de la inteligencia emocional, de cómo las escuelas coartan nuestra creatividad, de cómo a través del proceso formativo nos convierten en fábricas de peones con mayor o menor cualificación.

En verdina no creemos que la solución a la planicie mental sea “estimular” constantemente a los pequeños, a los que posiblemente acabemos agobiando con nuestras tonterías. Estamos seguros de que cada uno de nosotros sabremos encontrar el camino hacia nuestra felicidad, y si en ese camino podemos poner una historia que te haga sonreír, mucho mejor.

Hoy os presentamos uno de nuestros próximos proyectos: Tengo un dinosaurio. Una historia de Carmen Saldaña, que estamos seguros ha disfrutado mucho creando:

“Qué mejor amigo para una nena que un dinosaurio que hace unas cacas gigantescas…”

Estamos convencidos de que nuestra amiga se ha reído mucho imaginando las situaciones que vive Claudia, la protagonista de la historia.

Hace unos días que hemos decorado la habitación de nuestro tester particular de cuentos infantiles y os podemos asegurar que está encantado con la historia, y que es MUY exigente :-) Allí conviven trenes, dinosaurios, castillos, submarinos, animales e imaginación.  Todo forma un universo infantil que estamos seguros es el lugar del que provienen las ideas, las de ahora y las del futuro de nuestros pequeños y pequeñas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *